martes, 19 de julio de 2016

Tres Juegos para desarrollar la imaginación de nuestros niños

Hola Mamis, amigos!

Los chicos están de vacaciones, aprovechemos que tenemos tiempo para disfrutar con nuestros hijos.
Proponemos tres juegos que ademas de compartir momentos mágicos, desarrollaran su imaginación.

1. Inventar una historia.
Daremos al niño, tres elementos dispares, por ejemplo, lápiz, tortuga y columpio, y tendrán que construir una historia con esos elementos. Podemos empezar nosotros incluyendo en la historia la primera palabra y el niño deberá continuar el cuento, la historia puede no ser coherente, incluso disparatada, la idea es crear y sorprendernos.

2. Situación imaginaria.
Le plantearemos al niño una situación imaginaria, y disparatada: imagínate que pudieras volar, o imagínate que fueras invisible, o que tuvieras 6 brazos. Luego, le pedimos que cierre lo ojos y lo visualice por un minuto, .... ahora le haremos varias preguntas... Que cosa se te ocurriría hacer, como te sentirías, que ventajas, que desventajas tendrías, que sienten los demás al verte así....se incorporar todas las preguntas que se te ocurran...el objetivo es conversar con el niño, pasarlo bien contribuyendo a desarrollar su imaginación.

3. Jugamos a disfrazarnos??
Tener siempre en casa un "cajón de sastre" con cosas para disfrazarse, pañuelos, gafas, corbatas, lazos, collares, lo que se te ocurra...un día cualquiera se abre el cajón y ellos solos se visten con los cachivaches que van encontrando... hay una norma: no intervenir en el juego.

Además de compartir diversión y risa, reforzará los vínculos afectivos entre padres e hijos.

Espero les haya gustado... si es así compartan este link!

Diviértete, Crea y Aprende con De Tin Marin Talleres!!

viernes, 15 de julio de 2016

Ideas para desarrollar la imaginación de tu hijo

Hola Mamis, amigos

Hoy compartiremos algunos tips que sabemos los ayudaran, ahora que los niños entran de vacaciones y tienen tiempo en casa, hay que evitar ponerlos frente a un ordenador o televisor ya que destruye su capacidad de imaginar y crear cosas nuevas.
Aquí algunas maneras de potenciar la imaginación de los niños:

1. Deja que tu hijo se aburra!
Es lo opuesto a una programación exagerada. El aburrirse despertará la inquietud de que cosas hacer para divertirse, fomentando creatividad y dejando que ellos mismos elijan sus actividades.

2. Inventa finales alternativos cuando lees un cuento
Los cuentos son un recurso importante para nutrir la imaginación. Inventar un final diferente los estimulará a hacer lo mismo potenciando su creatividad.

3. Anímalo a escribir a escribir cuentos
El objetivo es la invención de una trama. El tema que elija te da una idea acerca de sus valores y su personalidad. Si el niño aún no sabe escribir invítalo a inventar un cuento con dibujos.

Volveremos con más tips...
Diviértete, crea y aprende con De Tin Marin!
www.detinmarintalleres.com

miércoles, 13 de julio de 2016

Festival de Invierno en el Club Terrazas!



Hola Mamis, amigos

El domingo 10 de julio fue el festival de Invierno del Club Terrazas en su sede de Chaclacayo.
Estuvimos compartiendo nuestro Taller con la Familia Terracina ya que desde este año formamos parte de ella.
Ahora participamos de los cumpleaños en el Club de su sede en Miraflores!
Haz tu cumpleaños en el Club Terrazas con De Tin Marin Talleres!

Diviértete, Crea y Aprende con De Tin Marin!
Contacto@detinmarintalleres.com
www.detinmarintalleres.com

martes, 12 de julio de 2016

Gracias Fabiola! Coloridos patines de "Soy Luna"



Hola Mamis, amigos!

Compartimos un lindo video del cumple de Fabiola!
Hicimos un cuadro escarchado, ella es fan de "Soy Luna" así que los patines fueron los escogidos.
La escarcha es divertida y los colores fascinantes!

Diviértete, Crea y Aprende con De Tin Marin!
Contacto@detinmarintalleres.com
www.detinmarintalleres.com

lunes, 11 de julio de 2016

martes, 5 de julio de 2016

¿La era electrónica está alterando el cerebro?

Cada vez se lee más… en pantalla. Nos pasamos el día encorvados sobre nuestros tablets y smartphones, y hasta los periódicos con más solera migran del papel a la web móvil. El abandono de la lectura analógica por la digital tiene efectos en la forma de trabajar de nuestro cerebro, según un experimento de científicos de la Universidad Carnegie Mellon y el Darmouth College de Pittsburgh. 
Estos investigadores han comprobado que quienes leen en pantallas tienden a quedarse en los pequeños detalles y se pierden los significados. Retienen lo anecdótico y concreto, pero se les escapan las ideas que informan el contenido. Es decir, que se reduce su capacidad de abstracción. 


De hallarse en lo cierto, este trabajo daría la razón a quienes defienden que el aluvión de datos propio de internet nos está haciendo más superficiales, incapaces de un pensamiento profundo y ajenos a la concentración y la contemplación.

Digital vs. analógico 

Los participantes del estudio debían realizar varias tareas: rellenar un formulario, leer una historia breve y comparar modelos de coches. Para ello, se dividieron en dos grupos; uno que completaba las pruebas en papel y otro que lo hacía sobre una pantalla.  
Los que utilizaban ordenadores captaban datos aislados, mientras que los "analógicos" obtenían unos resultados mucho mejores en la interpretación del contenido. En el test sobre la comprensión del relato corto, los que lo habían leído impreso entendieron mucho mejor el sentido de la narración y los que lo habían leído en formato digital recordaban más los detalles. 
En la comparación de los coches, el 66 % de los que la habían leído en papel acertaban al decir cuál era el mejor modelo, frente al 43 % de los que la habían visto en una pantalla.
 Los autores del estudio creen que "las crecientes exigencias de la multitarea, la atención dividida y la sobreabundancia de información propias del uso de las tecnologías digitales podrían hacer que las personas prefirieran tareas menos exigentes que el pensamiento abstracto". 
Los científicos no se atreven a decir si este cambio será negativo o positivo a largo plazo, pero no dudan de una cosa: lo digital está cambiando nuestra forma de procesar y entender el mundo, en especial en las generaciones nacidas ya en la era de internet. 
Fuente: Revista muy interesante.es

sábado, 2 de julio de 2016

¿Ser amigo de los hijos es posible?

Los nuevos padres quisieron romper la ancestral lejanía de sus hijos. La palabra que parecía resumir mejor ese nuevo sentimiento era amistad y, entonces, los padres y las madres, llenos de un profundo y sincero deseo de hacer las cosas bien, anhelaron ser amigos de sus hijos. Este bienintencionado afán ha producido efectos no deseados. Muchos padres han abdicado de su autoridad, sin conseguir por ello acercarse a sus hijos. Para evitar enfrentamientos, han preferido aguantar cosas que no les gustaban.

Dentro del amplísimo campo de afectividad conviene distinguir al menos tres tipos de experiencias, que son aplicables al tema de este artículo:  
1. Deseos: Los padres desean que sus hijos los quieran, que sean felices, brillantes, ricos triunfadores, buenos.
2. Sentimientos: Sienten ternura, preocupación, miedo, alegría, tristeza, irritación, cansancio, según las circunstancias
3. Apegos: Son lazos afectivos muy profundos, fundados en peculiares relaciones y en un trato continuado.
La amistad se da siempre entre iguales. Por esta razón fue durante muchos siglos imposible la amistad entre esposos: dentro de un sistema patriarcal no había relación de reciprocidad entre ellos. Incluso en la actualidad, mucha gente duda de que pueda haber verdadera amistad -amistad no amorosa- entre un hombre y una mujer.

Los padres no son los amigos de sus hijos

La relación entre padres e hijos debería integrar algunos rasgos de la amistad, pero no todos. Los padres no son los compañeros de sus hijos, no son sus iguales. Tienen obligaciones educativas que les exigirán a veces imponer su autoridad. La pretensión de algunas madres y padres de eliminar las distancias entre ellos y sus hijos suele provocar en estos una notable irritación. La relación paterno-filial debería ser una amistad sin reciprocidad estricta. O sea, otra cosa. 
Consejos en la relación con los hijos: 
  • Hay que ser conscientes de las emociones del niño y del adolescente, sin magnificarlas ni trivializarlas. Y, desde luego, no ridiculizándolas nunca.
  • Hay que pensar que las situaciones emocionales son una oportunidad para intimar y enseñar.
  • Hay que escuchar empáticamente, dando importancia a los sentimientos y problemas de los niños, por muy absurdos que parezcan.
  • Los padres deben dar apoyo afectivo para que sus hijos resuelvan sus problemas, pero no resolvérselos siempre.
•Es importante tener en cuenta que lo importante no es juzgar los sentimientos, sino los actos. Los hábitos comunicativos han de establecerse desde la infancia. Solo así pueden resistir la turbulenta etapa de la adolescencia, cuando los grupos de iguales se convierten en el centro vital de las muchachas y los muchachos.
La adolescencia es reservada y miente con destreza. Es en ese momento cuando padres y maestros querrían ser amigos de sus hijos, pero los amigos están fuera de casa. Y así debe ser. Ha comenzado el proceso de independencia, con todas las tensiones y contradicciones. Es entonces cuando los hábitos del corazón y de la comunicación ya existentes -la confianza, el que no haya conversaciones tabú, el sentido del humor, el aplauso, la crítica razonable- pueden mantenerse, dando origen a esa peculiar amistad sin reciprocidad estricta de la que les he hablado.
Fuente: José Antonio Marina Catedrático de Filosofía. Experto en teoría de la Inteligencia. Escritor.

viernes, 1 de julio de 2016

¿Cómo jugar con mi hijo?

¿Cómo jugar con ellos?
A cualquier adulto que se plantee jugar con un niño  pueden serle de utilidad estas cinco ideas básicas: - SENTIRSE PARTICIPANTE. Si se considera como un mero espectador, no podrá entender el juego .

Ponerse a su altura
Lo que supondrá más de una vez tirarnos en el suelo, "comer" sopa de agua con una cuchara de l0 centímetros... y creernos de veras que somos el lobo o la hija de la muñeca.
Respetar su tiempo de juego con nosostros
Este debe tener un hueco inamovible en nuestro horario. Aunque se restrinja a la media hora antes de dormir, hay que convertir ese rato en una aventura intensa donde no haya sitio para las prisas ni para ninguna otra preocupación que los lazos de los Barriguitas, o saber cómo llegará el camión de Policía al repecho de la ventana.
Ayudarles a ejercer su libertad y creatividad
Permitiendo que sean ellos los protagonistas del juego y sin obstruir su habilidad de pensar. Deben ser ellos quienes dirijan el juego y determinen si el camión de bomberos va a salvar un gato o a sofocar un incendio, qué se pone la muñeca para ir de paseo... Otra cosa distinta es que podamos darle ideas, opciones, resolver dudas, proponer pautas..., pero sin coartar su expresividad y creatividad.
Entrar en su mundo
Y dejarse arrastrar por su lógica infantil, sin perjuicio de poder aportar ideas y pautas que el niño pueda utilizar. Pero lo importante es que sea el adulto el que se adapte al juego del niño, y no pretenda que éste salga de él, para acomodarse a la realidad de los mayores. Aquí habrá que hacer un esfuerzo de abstracción. Sólo con ella podrá el adulto entender la lógica aplastante que -siempre- contiene el juego de su hijo.

No importa que de ocho de la mañana a cinco de la tarde el papá haya estado ensimismado en las finanzas de su empresa o que la mamá hay tenido que defender la más importante negociación con un proveedor de la suya. Lo que su hijo necesita por la tarde, de siete a ocho, es que se conviertan alternativamente en lobo, en capitán de artillería y en cliente del puesto del mercado. Nada más y nada menos.
Fuente: Aciprensa

miércoles, 29 de junio de 2016

¿Qué puedo hacer con mi hijo durante nuestro tiempo libre en casa?

Una pregunta que te habrá rondado la cabeza más de una vez. Lo cierto es que hay días en los que se nos acaban las ideas, sobre todo ahora que son tan cortos y hace tanto frío, y nos encerramos en casa con nuestros hijos donde las horas pasan sumamente despacio.
Hasta que los niños no han cumplido cierta edad, nos necesitan constantemente, es cuestión de supervivencia. Así que para estar todos contentos, lo ideal es que hagan cosas juntos, siempre que nuestro trabajo nos lo permita, sino, podemos pedirle  a alguien que este en casa  para que ayude a que nuestro hijo  y lo distraiga.
IDEAS PARA HACER CON LOS NIÑOS
Todas para hacer dentro de casa, para que estos días  fríos puedan distraérlos tarde tras tarde sin necesidad de salir a jugar al parque.

  1. Pintar con los dedos.- puede ser una experiencia divertidísima para los niños. 
  2. Juegos de sensoriales.-A la gran mayoría de los niños les encanta experiementar con las manos y tocar todo lo que encuentran, sobre todo si tiene aspecto blandito y colores llamativos. (llenar globos con granos de diferentes texturas o liquidos, luego inflarlos ligeramente, podrán adivinar lo que cada uno contiene, ordenarlos por colores o tamaños.

  1. Cocinar con los niños.-kekes, galletas, cupcakes, etc.
  2. Jugar con plastelina.- haciendo animalitos, muñecos, objetos en general que puedan ser reconocidos por nuestros hijos.
  3. Manualidades con los niños de material reciclado!!
  4. Contruir con cajas de carton .-carros, casas , etc.

     Fuente: bebes y mas


Claves para educar niños más felices

La educación de los hijos es la tarea más complicada a la que nos enfrentamos los padres. Educar a un niño no es nada fácil. Implica imponer normas y límites , en transmitir valores, dedicar tiempo de calidad  y mucha paciencia a los hijos y sobre todo, implica saber marcar un camino para que nuestros hijos sepan la dirección que deben tomar.
Sin duda, para tener las cosas claras en la educación de los niños, es fundamental que los padres se marquen prioridades, que den ejemplo y sobre todo, que conecten con sus hijos. Un punto muy importante en una familia es que haya coincidencia en ambos padres en la forma de educar a su hijo,puesto que los limites y normas establecidos deben ser respetados. 
Los profesores pueden ser de gran ayuda, pero en realidad son los padres los que deben educar a sus hijos. Educarles para que además sean en un futuro adultos felices, es una tarea dura pero enriquecedora. 

Fuente: Guia infantil